Miomas y fertilidad, ¿pueden dificultar el embarazo?

Miomas y fertilidad

La aparición de los miomas uterinos es bastante frecuente. Se calcula que entre dos y cuatro de cada diez mujeres desarrolla algún mioma alguna vez en su vida, especialmente a partir de los 30 años, y con más frecuencia en los 40.

Los miomas son tumores benignos formados por tejido muscular, que pueden presentarse uno o varios al mismo tiempo. Tanto sus síntomas como su tratamiento dependen de su tamaño y localización. Así, mientras que en algunos casos no será necesario realizar ninguna intervención, en otros será recomendable su eliminación mediante cirugía para poner fin a sus síntomas y permitir el embarazo.

Tipos de miomas

Existen tres tipos de miomas:

  • Miomas subserosos: los que se sitúan fuera del útero y no afecta en nada la fertilidad.
  • Miomas intramurales: los que se sitúan dentro de la pared del útero y pueden generar problemas si miden más de 5 cm.
  • Miomas submucosos: los que se sitúan en la cavidad endometrial o uterina. Al estar en contacto con el endometrio, pueden provocar alteraciones menstruales (reglas abundantes o sangrados fuera de ciclo) que pueden derivar en anemias. Estos pueden además impedir el embarazo, puesto que en algunos casos pueden dificultar la implantación del embrión y ser causa de abortos espontáneos. Por este motivo y por las molestias que provocan, se recomienda siempre su extracción una vez son diagnosticados, especialmente en aquellas mujeres que deseen quedarse embarazadas.

¿Cuáles son sus síntomas?

A menudo no se presentan síntomas, pero los más frecuentes son:

  • Menstruaciones abundantes, largas o dolorosas
  • Sangrados entre menstruaciones
  • Dolores pélvicos
  • Hinchazón en el vientre
  • Sensación de presión en vejiga, uréter y recto
  • Dolor durante las relaciones sexuales

Cuando los miomas crean síntomas importantes o su tamaño es grande pueden llegar a dificultar la fertilidad o complicar el embarazo, con lo que se haría necesario extirparlos.

Miomas y fertilidad

Uno de los motivos que explican la relación entre miomas y fertilidad, es que éstos pueden llegar a oprimir las trompas de Falopio impidiendo la fecundación del óvulo y por tanto la infertilidad. Por otra parte, esta afección se relaciona en ocasiones con abortos de repetición.

Su diagnóstico es bastante fácil. La revisión anual con en el ginecólogo, a través de una ecografía, puede detectar la presencia y el tamaño de los miomas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *