Embarazo ectópico

El embarazo ectópico es un embarazo que en lugar de implantar dentro del útero lo hace fuera del mismo.

Los embarazos ectópicos habitualmente son tubáricos, pero en raras ocasiones pueden tener otras localizaciones como el ovario, el canal cervical o el abdomen.

Embarazo ectópico, ¿por qué?

En un ciclo natural, cuando se produce la ovulación, el óvulo es captado por las trompas. Si en ese momento hay relaciones, los espermatozoides ascienden a través de vagina, cavidad uterina y trompa para encontrarse con el óvulo en el tercio distal de la misma, donde se produce la fecundación.Tras la fecundación, el embrión se va desarrollando a la vez que viaja de vuelta a través de la trompa para implantar en la cavidad uterina unos días más tarde.

Cuando este proceso se ve alterado, el embrión puede implantar fuera de la matriz produciéndose el embarazo ectópico.

¿Quién tiene mayor riesgo de tener un embarazo ectópico?

Uno de cada 100 embarazos espontáneos es ectópico.

Su incidencia aumenta cuando hay riesgo de alteración tubárica, como en caso de cirugías abdominales previas, antecedentes previos de embarazo ectópico, enfermedad inflamatoria pélvica, endometriosis

También es más frecuente en los embarazos conseguidos tras un ciclo de fecundación in vitro, posiblemente por las alteraciones anatómicas secundarias a la estimulación ovárica.

¿Qué síntomas da?

En ocasiones el embarazo ectópico se diagnostica en la consulta al realizar una ecografía sin que  haya llegado a dar clínica.

Cuando da clínica, los síntomas más  frecuentes son  el sangrado vaginal y el dolor pélvico.

Cuando hay un hemoperitoneo, a parte de estos síntomas puede haber hipotensión, sensación de desmayo, dolor en el hombro…

Estos síntomas pueden aparecer en una mujer que se sabe embarazada o una mujer que desconoce su embarazo y ha confundido un sangrado debido al ectópico con una regla.

¿Cómo se diagnostica?

Cuando se realiza una ecografía a las 5-6 semanas de embarazo, tenemos que ver un saco gestacional dentro del útero.

Si no es así, tenemos que sospechar la posibilidad de un embarazo ectópico y buscar el embarazo fuera de la matriz.

En ocasiones el embarazo ectópico es claramente visible al realizar la ecografía.  

Si no se ve ninguna imagen en la ecografía, el diagnóstico se realizará  haciendo una correcta valoración clínica y con la ayuda de una monitorización ecográfica y de los valores de la HCG.  

¿Cuál es el tratamiento?

El tratamiento del embarazo ectópico puede ser conservador (algunos embarazos ectópicos se interrumpen espontáneamente dando lugar a un aborto tubárico), farmacológico (administrando  metotrexate), o quirúrgico (realizando una laparoscopia).

El tratamiento que se aplicará dependerá de la clínica de la paciente y de los resultados de la ecografía y la analítica. 

Flickr

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *