Inseminación artificial, ¿cómo sobrevivir?

Cuando uno decide buscar el embarazo empieza una gran y, a veces, larga aventura.

Tras algún tiempo y varias pruebas, a algunas parejas se les aconseja realizar una inseminación artificial.

Qué es una inseminación artificial y cómo se hace, es algo se  explica en la consulta , pero una de las dudas que nos asalta y nos preocupa es ¿cómo va a afectar a mi día a día?

Inseminación artificial: día a día

Un ciclo de inseminación artificial es un proceso relativamente sencillo y que habitualmente se lleva bien.

La inseminación artificial habitualmente se realiza con una estimulación ovárica, aunque en algunos casos también se puede hacer sin estimular el ovario.

Estimulación ovárica

Las mujeres que hacen el ciclo con estimulación se administran ellas mismas cada día una medicación subcutánea que habitualmente se presenta en un dispositivo tipo PEN parecido al que utilizan los diabéticos para administrarse la insulina. Esta medicación suele iniciarse en el 3º día de regla y se administra durante unos 7-10 días .

Las mujeres que hacen el ciclo sin estimulación, no van a administrarse esta medicación, pero por lo demás el ciclo se realiza exactamente igual.

Controles foliculares

Aproximadamente a la semana de la regla, empezamos los controles foliculares. Estos controles consisten en una ecografía en la que se mira cuantos folículos crecen y que ritmo de crecimiento tienen, y en función de la respuesta se modifica la dosis y se realiza un nuevo control. En la mayoría de ciclos es necesario realizar 2 o 3 controles foliculares.

Cuando la estimulación es la deseada, se administra una medicación que es la responsable de que se desencadene la ovulación. Esta medicación también es subcutánea y se administra con un PEN.

Dos días después se realiza la inseminación.

Inseminación artificial

Para ello, la pareja entrega una muestra de semen que es capacitada en el laboratorio de andrología, y dos horas más tarde se introduce dentro del útero a través del cérvix con un catéter muy fino. 

La inseminación se realiza en la consulta y dura unos 5 minutos. Las molestias que puede generar son las mismas que cuando te hacen la revisión ginecológica, por lo que no hace falta anestesia ni acudir en ayunas.

Tras la inseminación se puede hacer vida absolutamente normal (deporte, relaciones…).

A los 14 días de la inseminación se hace la prueba de embarazo.

Conclusiones

  • Durante todo el ciclo de inseminación artificial se puede hacer vida normal.
  • En la mayoría de ciclos se va a administrar una medicación subcutánea cada día que es muy fácil y cómoda de administrar.
  • El hacer un ciclo de inseminación artificial implica acudir a la clínica 2 o 3 días para hacer un control ecográfico y el día de la inseminación.
  • La mayoría de mujeres  que han realizado una inseminación artificial nos comentan que “lo peor del ciclo” son los nervios y  la espera a la prueba de embarazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *