Claves para prevenir la depresión post parto

ivf-depresion-post-parto

La depresión post parto es una problemática que afecta a una de cada diez mujeres. A veces, se relaciona una mayor incidencia tras someterse a tratamientos de fertilidad. Pero, lo cierto es que las causas que originan esta enfermedad son muy variadas. En este post las repasamos para una detección rápida.

Maternity Blues: malestar anímico después del parto

Muchas mujeres se sienten tristes, desanimadas y con ganas de llorar durante la primera semana de vida del bebé. Es un síntoma muy común que se produce por las dificultades de adaptación a un cambio tan grande como la llegada de un hijo y, además, por el cambio hormonal sufrido durante el parto. Este estado emocional es conocido como Maternity Blues y puede durar desde unas horas, hasta 4-5 días.

Si no se presta la atención necesaria a estas alteraciones emocionales, pueden dar lugar a una depresión post parto (DPP).

Depresión post parto: ¿qué es y cuáles son los síntomas?

Si la situación emocional descrita anteriormente no mejora, se puede hablar entonces de una depresión post parto y es importante tratarla cuanto antes, ya que puede persistir durante meses.

Síntomas como el sentimiento de culpa, la ansiedad, la pérdida de la concentración o los sentimientos negativos hacia el bebé, pueden indicar la presencia de una depresión postparto:

  • Inquietud
  • Irritabilidad
  • Ansiedad
  • Tristeza
  • Falta de interés por casi todo
  • Llanto frecuente

¿Qué causa la depresión post parto?

Entre las causas más comunes están:

  • Ciertos trastornos físicos, como la anemia o una alteración de las hormonas tiroideas. Por eso, es recomendable acudir al médico al percibir los primeros signos y así descartas cualquier otra alteración.
  • Una mala experiencia en el parto. Haber tenido un parto traumático, con fórceps o cesárea urgente, o un bebé prematuro, o que ha requerido un ingreso hospitalario, son experiencias duras que pueden desencadenar una depresión.
  • La falta de sueño y el agotamiento. Por eso, es importante aprovechar cada rato que el bebé duerme para descansar. Las pequeñas siestas pueden mejorar el estado de ánimo de la madre.

¿Existe un mayor riesgo tras una FIV?

No se puede asegurar que la aplicación de técnicas de reproducción asistida puede determinar la aparición de la depresión posparto. No obstante, el extremo deseo de tener hijos y las dificultades para conseguir, puede provocar que en el momento en que nace el bebé, los padres tengan miedo que le suceda cualquier cosa. A veces se tiende a pensar que la madre que sufre DPP no quiere al bebé, pero lo habitual es que exista una preocupación excesiva hasta el punto de no querer quedarse con ellos a solas. Sentir la necesidad de proteger al niño o a la niña es natural pero es importante saber poner límites.

Por otra parte, la depresión post parto puede presentarse como una especie de “reclamo” que la mente hace tras mucho tiempo concentrada en algo que no era sí misma.

Pedir ayuda es la mejor opción

Pedir ayuda es necesario para superar la depresión post parto.  En ocasiones, la creencia por parte de la madre de que debería estar muy feliz y que no tiene derecho a sentirse algo desbordada o sobrepasada, genera vergüenza e incluso miedo a compartir el problema con la pareja, la familia o amigos.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *