¿Sabías por qué ha aumentado el número de pacientes que acuden a un especialista en reproducción asistida?

Las posibilidades de embarazo espontáneo en una pareja sin problemas de esterilidad es del 20 al 25% cada mes, un 85% conseguirán embarazo tras el año de buscarlo, y el 93% a los dos años.
La esterilidad se define como la incapacidad de una pareja para concebir de forma natural tras un año de buscar embarazo y afecta al 10-15% de las parejas.
 

En los últimos años ha habido una serie de cambios sociales que explican que el número de pacientes que consultan a un especialista en reproducción asistida y los motivos por el que lo hacen haya aumentado.
La incorporación de la mujer al mercado laboral queriendo desarrollar una carrera profesional y ocupando puestos de responsabilidad, unido a la actual política social en nuestro país, se traduce en un retraso en el deseo de maternidad. Por otro lado, cada vez son más frecuentes los pacientes que tras una separación desean tener hijos con su 2º pareja. Esto explica que actualmente las mujeres intenten embarazo a edades más avanzadas. Médicamente está demostrado que a mayor edad menor fertilidad, produciéndose una clara disminución a partir de los 35 años. Muchas de estas parejas requerirán de un tratamiento de reproducción asistida para conseguir su sueño de ser padres.
 

La independencia económica que implica la incorporación de la mujer al mercado laboral también explica que cada vez más mujeres decidan afrontar la maternidad en solitario, y por otro lado, muchas mujeres con pareja femenina desean tener hijos.
La Ley Española sobre Técnicas de Reproducción Humana Asistida (14/2006) contempla ambas opciones y específicamente en su artículo 6 así lo indica: “Toda mujer mayor de 18 años y con plena capacidad de obrar podrá ser receptora o usuaria de las técnicas reguladas en esta Ley, siempre que haya prestado su consentimiento escrito a su utilización de manera libre, consciente y expresa. La mujer podrá ser usuaria o receptora de las técnicas reguladas en esta Ley con independencia de su estado civil y orientación sexual.”
 

Las mujeres sin pareja masculina que desean tener un hijo , tienen la posibilidad de ser madres con la ayuda de un donante de semen, pero para ello deben someterse a un tratamiento de reproducción asistida que variará en función de la edad y el caso clínico .

Las mujeres que desean posponer su maternidad sin renunciar a ella, actualmente tienen la opción de preservar su fertilidad mediante la criopreservación de sus ovocitos. Cuando deseen embarazo, las posibilidades de éxito al descongelar los óvulos variará en función de la edad a la que se criopreservaron. Es preciso un estudio básico que nos permita valorar estas posibilidades previa a la obtención y criopreservación de estos ovocitos para poder aconsejar adecuadamente a estas pacientes.

La evolución de la medicina ha permitido que el pronóstico y la calidad de vida de los pacientes con determinadas enfermedades haya mejorado drásticamente permitiendo que estos momentos se planteen la posibilidad de ser padres cuando hace unos años se veían obligados a renunciar a ello . Por ejemplo, los pacientes con enfermedades oncológicas que deben tratarse o han recibido un tratamiento de quimio o radioterapia, en estos momentos tienen la posibilidad de congelar sus gametos (óvulos o semen) antes de iniciar el tratamiento o de realizar técnicas de reproducción asistida tras su curación para mejorar sus posibilidades de éxito en el caso de que no consigan el embarazo espontáneamente.

Algunas parejas son portadoras de enfermedades genéticas o padecen abortos de causa genética. Realizar una fecundación in vitro con un estudio genético preimplantacional (diagnóstico genético de los embriones antes de transferirlos) puede ayudar a estas parejas a tener un hijo sano.

Resumiendo, son muchas y variadas las causas por las que la Reproducción Asistida es un tema de plena actualidad y muestra de ello es el hecho de que las consultas y tratamientos en nuestra sociedad llevan años en aumento.
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *