Pólipos en el útero: ¿qué son?

polipos-uteroLos pólipos en el útero son formaciones benignas que crecen a partir del tejido endometrial que recubre la cavidad interna del útero. Pueden aparecer de forma aislada o varios a la vez.

¿Cómo se diagnostican los pólipos en el útero?

Lo más habitual es diagnosticar los pólipos endometriales durante una revisión ginecológica al realizar una ecografía transvaginal. Los pólipos aparecen como una formación redondeada que ocupa parte del denominado grosor endometrial.

Generalmente una ecografía es suficiente para el diagnóstico de un pólipo uterino aunque la histeroscopia constituye la prueba diagnóstica definitiva, ya que nos permite observar la cavidad endometrial directamente.

¿Qué síntomas dan los pólipos?

Los pólipos uterinos suelen ser asintomáticos pero cuando dan síntomas, lo más frecuente es el sangrado uterino anormal que puede ocurrir en forma de reglas muy abundantes o de sangrados entre reglas.

¿Qué se debe hacer ante un pólipo en el útero?

El tratamiento de los pólipos en el útero es el quirúrgico mediante histeroscopia. Se trata de una técnica sencilla que se puede hacer de forma ambulatoria con lo cual la paciente puede volver a su casa al cabo de unas horas.

A pesar de que los pólipos son casi siempre formaciones benignas, la cirugía nos permitirá su análisis posterior para poder descartar completamente cualquier tipo de malignidad.

¿Qué relación tienen los pólipos uterinos y la fertilidad?

La relación de los pólipos con la fertilidad es muy controvertida aunque se ha asociado su presencia con una mayor incidencia de problemas para conseguir un embarazo. Además también se ha visto que podrían empeorar los resultados al realizar un tratamiento de reproducción asistida. Por ese motivo y porque la cirugía por histeroscopia es sencilla y tiene un bajo riesgo se recomienda siempre resecarlos antes de realizar cualquier tipo de tratamiento de fertilidad.

¿Qué pasa si en un tratamiento de FIV se detecta un pólipo endometrial?

La actuación recomendada durante un tratamiento de reproducción asistida en el que diagnosticamos un pólipo es la de vitrificar los óvulos. De esta forma podemos resecar el pólipo primero y, una vez solucionado este problema, volver a preparar el útero para la transferencia de los embriones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *