Transferencia embrionaria, ¿qué es?

La transferencia embrionaria consiste en depositar los embriones creados en el laboratorio dentro de la cavidad uterina. Se trata de uno de los momentos más delicados de los tratamientos de reproducción asistida y por eso requiere una gran experiencia de los profesionales que la llevan a cabo para poder conseguir el embarazo.

Transferencia embrionaria: previo

Los pasos previos a cualquier transferencia de embriones son los de la fecundación in vitro en el laboratorio de reproducción asistida. Los óvulos fecundados se suelen dejar en cultivo durante unos 5 días para hacer una mejor selección de los embriones que se van a transferir. El día de la transferencia los pacientes decidirán, bajo el asesoramiento médico, cuantos embriones quieren transferir. Lo más recomendable en la actualidad es el de trasferir solo un embrión ya que se obtienen unas tasas de éxito buenas pero se reducen los riesgos de un embarazo múltiple. Si los pacientes lo desean también se pueden transferir dos embriones.

El propio día

Para realizar la transferencia la mujer debe acudir al centro con la vejiga medio llena, lo que facilitará el proceso de la transferencia porque mejora la posición del útero y además nos permite una mejor visualización ecográfica. Se introducirá el catéter a través del cuello del útero para alcanzar el lugar adecuado en la cavidad endometrial bajo control ecográfico. Solo cuando estamos seguros de estar en el lugar correcto se sacarán los embriones del incubador para transferirlos al útero, reduciendo al máximo el tiempo que pasan fuera de su medio natural.

Después

La transferencia embrionaria tiene una duración aproximada de 10 minutos y después se le recomienda a la paciente realizar reposo relativo durante el resto del día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *