Fecundación ICSI e IMSI

La fecundación in vitro de los óvulos se puede realizar mediante la FIV convencional o la microinyección espermática (ICSI).

¿Qué es la fecundación convencional?

La fecundación convencional consiste en poner en contacto los óvulos con más de 100000 espermatozoides para que se produzca la fecundación.

La fecundación convencional ha sido la técnica utilizada para la fecundación in vitro (FIV) hasta la aparición del ICSI. Actualmente su uso queda limitado a casos puntuales en los que por tener un número elevado de óvulos se puede realizar la fecundación con ambas técnicas.

Recuperación de Óvulos

 

¿Qué es el ICSI?

El ICSI consiste en la inyección espermática intracitoplasmática (ICSI). Se trata de introducir un espermatozoide dentro de cada óvulo mediante microinyección. La selección de los espermatozoides se realiza a una ampliación de 400 aumentos.

El ICSI es la técnica de fecundación in vitro de elección para la mayoría de los casos, sobre todo si existen antecedentes de fallo de fecundación o muy mala calidad espermática.

 

 

ICSI

¿Qué es el IMSI?

El IMSI consiste en la inyección intracitoplasmática de espermatozoides morfológicamente seleccionados. Se diferencia del ICSI en que la selección de los espermatozoides se realiza a 8000 aumentos lo que permite elegir los mejores espermatozoides. Con esta magnificación de los espermatozoides se observan estructuras que en los microscopios convencionales no es posible. Para realizarla, es necesario un microscopio con una gran calidad de imagen asociado a un complejo software informático que permite el manejo del microscopio desde el propio ordenador.

La selección de espermatozoides a gran aumento nos permite descartar aquellos con anomalías morfológicas mejorando significativamente el pronóstico reproductivo.

 

IMSI

¿Cuándo está indicado el IMSI?

La aplicación del IMSI está recomendada en los casos de mala calidad espermática para mejorar la selección de los espermatozoides que se van a utilizar en la fecundación del óvulo:

  • Teratozoospermia severa
  • Niveles elevados de fragmentación de DNA de los espermatozoides