Vitrificación

¿Qué es la vitrificación?

La vitrificación es una técnica de congelación ultrarrápida en la que sumergimos los óvulos o los embriones en nitrógeno líquido a -196 ºC. Esto nos permite evitar el daño celular aumentando la tasa de supervivencia en la descongelación.¿Cuáles son las razones para realizar este método?

La vitrificación es uno de los tratamientos de fertilidad más destacado en la actualidad, ya que obtiene un elevado porcentaje de efectividad.

¿Qué ventajas tiene?

La vitrificación ha hecho que la congelación de óvulos y embriones en estadio de blastocisto sea posible con buenos resultados. Esto ha permitido optimizar estrategias en reproducción asistida en casos que antes eran complicados de manejar como el síndrome de hiperestimulación ovárica o las pacientes con baja respuesta.

 

¿Cómo se realiza el proceso?

Este método consiste en deshidratar la célula que queremos criopreservar de una manera "ultra rápida" para evitar daño celular. Para lograr un gran cambio de temperatura a gran velocidad necesitamos altas concentraciones de crioprotector, que es el elemento que substituirá el agua del interior de la célula y que no cristaliza a muy bajas temperaturas ( – 196ºC). Este proceso debe ser lo más rápido o instantáneo posible dadas las altas concentraciones de crioprotector, ya que exponer las células a estas altas concentraciones puede ser tóxico para las mismas. Por ello, cuando estamos hablando de ser rápidos, estamos hablando de unos pocos segundos para realizar el último paso que es el que realmente “congela” la célula.