Reserva ovárica

¿Qué es la reserva ovárica?

La reserva ovárica es la capacidad de los ovarios para producir óvulos tras ser estimulados. La reserva ovárica se correlaciona con la edad de la mujer, manteniéndose estable hasta los 35 años y disminuyendo progresivamente a partir de ese momento. La reserva ovárica dependerá de cada caso individual por lo que se deberá analizar en todas las mujeres con problemas de esterilidad.

¿De qué depende?

La reserva ovárica de la mujer está determinada genéticamente. Durante el desarrollo embrionario se generan todos los folículos que la mujer va a utilizar a lo largo de su vida reproductiva.

Durante la fase inicial del ciclo ovárico se reclutan muchos folículos para que finalmente se seleccione uno que es el que producirá la ovulación. El resto de los folículos reclutados se perderán y así disminuirá la reserva ovárica paulatinamente hasta el momento de la menopausia.

Hay situaciones que pueden disminuir la reserva ovárica de la mujer. Se debe prestar especial atención ante cualquier tipo de cirugía de los ovarios y el uso de determinados medicamentos como los quimioterápicos. Por este motivo ser recomienda ser muy conservadores con la cirugía ovárica e intentar evitarla en la medida de lo posible. En el caso de tratamientos quimioterápicos la recomendación es la de congelar óvulos siempre que sea posible ya que en muchos casos estos tratamientos acaban destruyendo totalmente la reserva ovárica y anulando las posibilidades de conseguir un embarazo con los propios óvulos.

¿Cómo afecta la edad a la reserva ovárica?

La edad es el factor más importante relacionado con la reserva ovárica, manteniéndose estable hasta los 35 años y disminuyendo progresivamente a partir de ese momento.

¿Cómo se valora?

Disponemos de diferentes test para valorar la reserva ovárica aunque los que permiten analizarla de forma más sencilla y con más exactitud son:

  • Hormona antimülleriana (AMH): se produce en el ovario y refleja la cantidad de folículos disponibles. Nos permite valorar tanto la baja reserva ovárica como el riesgo de hiperestimulación en un tratamiento. Tiene la ventaja de que se puede determinar en cualquier momento del ciclo.
  • Recuento de folículos antrales por ecografía: se realiza al principio del ciclo y nos muestra los folículos que están preparados para responder ante una estimulación hormonal en ese ciclo. Su ventaja es que se realiza fácilmente en la consulta con una ecografía.
  • FSH y estradiol basales: se realiza siempre al inicio del ciclo y es necesario determinar ambas hormonas para poder valorar la reserva ovárica. Tiene la desventaja de que hay que esperar a un momento determinado del ciclo para realizar la analítica. Aunque sus valores pueden variar entre ciclos el pronóstico vendrá determinado por el resultado más alto de la FSH.

Se debe tener en cuenta que los resultados de las pruebas de reserva ovárica son orientativos y que se deben analizar en el conjunto de la historia clínica de la paciente. A pesar de estos marcadores de reserva ovárica, la forma más fiable de conocerla es sometiendo a los ovarios a una estimulación hormonal.

¿Qué puedo hacer si tengo una baja reserva ovárica?

El tratamiento en la baja reserva ovárica va a depender de los antecedentes de la pareja, de los resultados del resto de las pruebas diagnósticas y sobre todo de la edad de la mujer. En los casos de reserva ovárica muy baja en los que no es posible obtener óvulos propios el tratamiento indicado es la donación de óvulos.