Testimonio de una paciente. (I)

Y pasan los meses y ese deseado embarazo no llega. Empiezan las angustias y dudas. Es el momento de acudir a los profesionales.
Llegan las pruebas, las esperas de resultados, las tensiones, los procesos de aceptación, el duelo por la oportunidad que la naturaleza nos niega, esa incapacidad a la que hay que poner nombre (diagnóstico), las preguntas de por qué a nosotros. Aquello que se presuponía tan íntimo y familiar tiene que abrir sus puertas a terceros, médicos, biólogos, enfermeras, tratamientos que condicionan nuestras vidas cotidianas y que en la mayoría de los casos sobrellevamos intentando que pase desapercibido en nuestro entorno con el consecuente estrés.
La economía y la pareja se resienten, y aquel proceso sentimental se convierte en planteamientos, números y, en ocasiones, solicitud de préstamos. Todos ellos, elementos que consiguen alterar las emociones.

Aparece la oferta de centros y clínicas que ofrecen estos tratamientos. Empezamos a divagar absolutamente perdidos en mitad de foros, porcentajes de éxitos y referencias de experiencias propias y logros de la ansiada gestación. Pero, ¿qué conlleva un buen servicio? ¿Qué es lo que necesitamos los pacientes durante todo el proceso?

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *