Reproducción asistida y abandono de los tratamientos. Opinión de nuestra psicóloga.

La dificultad de tener hijos representa una de las situaciones más difíciles por las que han de pasar tanto la persona individual, como la pareja. A menudo pasan por diferentes sensaciones como el de una gran incertidumbre, una sensación de pérdida de control sobre sus vidas y una gran frustración, lo que genera a su vez una amplia diversidad de respuestas psicológicas. Es una crisis importante que tiene una afectación biopsicosocial en la pareja. No hay cambios sociales en sus vidas pero ya nada es como antes. Se enfrentan a un sufrimiento emocional cuya intensidad dependerá de muchos factores (personales, situacionales, etc.).Entre el 25 y el 65% de los pacientes en técnicas de reproducción asistida sufrirán síntomas clínicos.

La afectación que la pareja infértil sufre, es muy amplia, desde el aspecto más puramente biológico, enfrentándose a los intentos frustrados en casa, al diagnóstico inesperado, a la repetición de los tratamientos a veces sin éxito, a las intervenciones, la medicación, las diversas citas médicas, las esperas, etc. El aspecto social, la presión de la red socio-familiar, la relativización del problema por parte de los demás, la paternidad de los que les rodean, incluso en ocasiones la no información al entorno para despreocupar o incluso por inseguridad. También el aspecto más psicológico desarrollando posibles y comunes problemas de pareja (falta de entendimiento, empeoramiento de la comunicación, distorsión de la sexualidad, desacuerdos en la toma de decisiones, etc.) y sintomatología clínica propia del problema (ansiedad, trastornos del sueño, de alimentación, frustración intensa, tristeza, aislamiento social, depresión, etc). Hemos de incluir el ámbito financiero, que también es un factor estresante en muchos casos.

Todo esto nos lleva a concluir la complejidad emocional que conlleva la dificultad de tener hijos y nos hace entender porque en muchas ocasiones las parejas no pueden con el sufrimiento generado, abandonando los tratamientos de reproducción asistida.

Desde los centros de reproducción asistida, podemos ayudar a reducir este estrés psicológico con un equipo multidisciplinar que acompañe a la pareja en este proceso cuando acude a nosotros:  proporcionando información clara y realista a nivel médico, proporcionando una respuesta rápida en la resolución de dudas durante los procesos, atendiendo las necesidades emocionales que dichos procesos conllevan, facilitando el apoyo psicológico en todo momento y haciendo que dicha situación se viva de una manera más normalizada, provocando una mejor adaptación al complicado momento, sin un coste emocional  tan elevado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *