Procesos de fertilidad en la mujer e importancia del cuidado emocional

¿Cómo podemos hacer para enfrentarnos al "cambio de planes?

Atze MenaCuando una persona busca tener un hijo, bien por métodos naturales o mediante procesos de fertilidad, y esto no sucede, se desencadenan multitud de emociones negativas  durante todo el proceso. Generalmente, cuanto más se alarga el proceso en el tiempo, mayor es la afectación emocional y por eso es tan importante la atención psicológica.

El hecho de tener un hijo forma parte de la proyección mental futura de tener una familia.  Cada persona imagina cómo sería su familia ideal, un concepto mental  al que cada uno le da la forma que desea. El “plan” unas ocasiones se cumple pero en otras no y esta no consecución genera sentimientos del tipo: “ya no seremos felices”, “nuestra vida no estará completa”, “siempre miraré a los hijos de otros sintiéndome triste” o “mi pareja dejará de quererme”. Estos sentimientos también se generan cuando se tiene un primer hijo y se está en búsqueda de un segundo que no llega y conduce a sentimientos del tipo: “mi familia no está completa”, “esto no es lo que yo había imaginado”, “ahora mi hijo se quedará solo”, “no le puedo dar la oportunidad de tener un hermano”, “¿se sentirá sólo?”, o “¿nos culpará algún día?”

En otras situaciones “el plan” lo componen pensamientos del tipo: “yo quería ser padre joven a los 32 no a los 40”, “me hubiera gustado ser madre con una pareja y no en solitario”, o “me hubiera gustado ser madre con mi genética y sólo podré serlo con óvulos donados”. Estos sentimientos son debidos a nuestra necesidad de control, lo que hace que nos cueste mucho aceptar los cambios que no hemos decidido, los que se nos ha impuesto de una manera u otra.

La capacidad de adaptación que tengamos sobre los nuevos acontecimientos vitales, será la que determine la cantidad de sufrimiento emocional que padeceremos en el futuro. En el fondo todos sabemos que la vida es incontrolable, que a veces suceden cosas que no hubiéramos imaginado o no suceden las que llevamos tanto tiempo esperando.

¿Cómo afrontar la situación?

1.- Luchar. Tenemos que intentar conseguir aquello que creemos que nos hará felices y luchar por ello hasta donde nuestra cabeza y corazón nos permita, a pesar de las dificultades.
2.- Adaptarnos. Tenemos que mejorar nuestra capacidad de amoldarnos a los cambios, la vida no tiene un único camino, hay diversidad de rutas que podemos seguir para poder alcanzar el objetivo final: ser felices con nuestro día a día.
3.- Aceptar. Cuando hemos peleado por conseguir aquello que deseamos, pero no lo hemos conseguido, también hemos de aceptar la nueva situación, darla por buena, ver su capacidad de, tras el correspondiente trabajo emocional, poder ser felices también en esta nueva situación.

En Barcelona Ivf, contamos con profesionales que nos ayudarán a mantener nuestro buen estado emocional, mientras dure este tipo de procesos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *