Embarazo y navidad precauciones a la hora de comer

Llegan las cenas de trabajo, las reuniones con amigos y las cenas familiares. Si te preocupa cómo llevar el embarazo en navidad y tienes dudas sobre qué productos puedes comer y cuales no, permanece atenta a nuestros consejos para disfrutar de las navidades sin que tu salud ni la de tu futuro bebé corra ningún riesgo.

Evita los atracones

“Un día es un día” es una frase que suele escucharse mucho durante estos días navideños. Sin embargo, hay que tener precaución con los atracones. Ten en cuenta que durante el embarazo en navidad las digestiones son lentas, puedes tener gases y sensación de malestar. Así que, evita realizar comidas muy pesadas o copiosas.

Además, recuerda que cuanto más peso cojas durante el embarazo, más difícil será recuperarse después. La Navidad no puede ser excusa para abandonar la pauta alimenticia que has llevado durante los últimos meses.

Controla los dulces

¿Sabías que un trozo de turrón puede tener casi 500 calorías? Es importante no abusar de dulces y pasteles durante el embarazo en navidad. No pasa nada por tomarse un trozo de turrón o mazapán, pero opta mejor por los postres a base de fruta como la compota de manzana.

Cuidado con la toxoplasmosis y listeriosis

La toxoplasmosis y listeriosis son dos enfermedades diferentes provocadas por el protozoo Toxoplasma dongii Gondii en el primer caso y por una bacteria llamada Listeria Monocytogenes en el segundo. No suelen presentar problemas en personas sanas, pero sí pueden acarrear graves consecuencias si se contraen estando embarazada. Para evitarlo, debes tener especial precaución con los siguientes alimentos:

  • Alimentos crudos o poco cocinados. Nada de sushi, ceviche, carpaccio o cualquier plato que incluya pescado o marisco crudo en su preparación, para evitar el riesgo de intoxicaciones. La carne o el pescado muy poco hechos pueden transmitir algunos gérmenes peligrosos para el feto. Evita también el salmón ahumado, el paté, el foie y el pavo relleno (ya que los rellenos suelen ponerse crudos dentro del pavo para que se cocinen dentro del horno aunque puede ser insuficiente para una embarazada).
  • Lava correctamente las frutas y verduras antes de consumirlas.
  • Evita comer embutidos curados como el chorizo o el salchichón. Están elaborados con carne cruda, así que no se recomienda su consumo durante el embarazo.
  • Evita la leche fresca sin pasteurizar y los quesos y postres elaborados con esta leche. No se recomienda comer quesos blandos tales como Feta, Brie y Camembert, ni quesos de pasta enmohecida o con vetas azules como el Roquefort o el Cabrales.

Pescado y marisco

Durante el embarazo se recomienda evitar los pescados con alto contenido en mercurio ya que tiene un efecto tóxico acumulativo que puede llegar a producir daños en el feto o incluso provocar un parto prematuro. Casi todos los peces acumulan algo de mercurio en su organismo, pero hay algunos que tienen niveles más altos que otros. Por ejemplo, el pez espada, el atún rojo y caballa rey. Así que, si en tus platos navideños vas a cocinar pescado, asegúrate de que sea el correcto.

El marisco es también un plato típico durante la Navidad. Lo único que debes tener en cuenta es evitar el marisco crudo.

Ni una copa de cava durante el embarazo

Puede que escuches frases como “por solo una copa no pasa nada” pero lo cierto es que el consumo de alcohol durante el embarazo tiene consecuencias muy negativas para el feto. Tomar grandes cantidades puede provocar síndrome alcohólico fetal y en dosis más pequeñas puede influir en el normal crecimiento y desarrollo del feto y del niño nacido. Así que mantén al margen todas las bebidas alcohólicas y opta por el agua y los zumos recién exprimidos.

Si optas por alguna bebida “sin”, revisa cuidadosamente que no contenga alcohol ya que algunas pueden contener trazas (menos del 5%).

Las bebidas gaseosas son otra alternativa, pero solo para consumir ocasionalmente ya que suelen contener una gran cantidad de azúcar y pueden disminuir la absorción de calcio y algunas vitaminas.

Reduce el consumo de cafeína

Durante el embarazo no se aconsejaba exceder el consumo de 200 mg de cafeína al día, lo equivalente a dos tazas. Hay que destacar que también hay otras sustancias como el té negro o verde que contienen teína.

Si quieres tomar algo caliente opta por infusiones sin teína, manzanilla, anís o hierbabuena, que además te facilitarán la digestión.

Otras recomendaciones sobre un embarazo en navidad

Evita acostarte inmediatamente después de comer y cuida tu hidratación. Durante el embarazo debes aumentar la ingesta de agua: de 2 a 2,5 litros/día en el primer trimestre y 3 litros/día en el segundo y tercer trimestre y también durante lactancia.

Tampoco olvides tus horas de sueño. Si deseas pasar toda la noche en vela, por ejemplo, en nochevieja o en nochebuena, hazlo de manera controlada y procura descansar antes y después. Es normal que te encuentres más cansada que de costumbre, así que no te asustes si te quedas dormida antes de las uvas.

Si el frío no te lo impide, sal a caminar un rato a paso moderado para mantener tu actividad física. Tu cuerpo te lo agradecerá.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *