Dudas habituales antes de los TRA

DUDAS TRA

 

Atze Mena¿Cuántos tratamientos de reproducción asistida he de hacer para dejar de intentar quedarme embarazada? Ésta es una pregunta que se repite mucho en las consultas de infertilidad. Hay personas que tenemos una característica de personalidad común y enemiga de los TRA (tratamientos de reproducción asistida): la necesidad de control (de planificar). Cuando iniciamos un ciclo de TRA esta capacidad de planificar se ve modificada y cambia de dueños ya no nos pertenece, pertenece al propio TRA (a nuestro cuerpo, a la medicación, al laboratorio, al médico, a la menstruación, al resultado, etc.) Aparecen tantas variables incontrolables que necesitamos delegar el control y la confianza a los especialistas.

Es difícil no saber qué pasará en el siguiente paso, no poder incidir positivamente en el resultado, el no depender únicamente de nuestra capacidad de esfuerzo, etc. Estas variables nos condicionan mentalmente y potencian el malestar psicológico característico de este tipo de tratamientos médicos, aumentando la ansiedad y también la frustración. Este malestar psicológico es el principal motivo o causa de abandono de los TRA.

Por lo tanto y respondiendo a nuestra pregunta inicial:

  • Cuando médicamente se descubre una causa que imposibilita el embarazo, tenemos un motivo más que razonable para no continuar buscándolo. He aquí el primer y más sólido motivo para cesar en la búsqueda del embarazo.
  • Cuando la solución que médicamente nos ofrecen no es de nuestro agrado (por creencias o convicción personal) también encontraríamos un motivo para detenernos.
  • Cuando este motivo no existe, o médicamente no hay una razón conocida para dejar de intentarlo, la escucha (del consejo médico), la paciencia, el tesón y el deseo, se convierten en nuestros mejores aliados para enfrentarnos a la incertidumbre que generan estos tratamientos.

Una correcta gestión emocional nos permitirá un menor sufrimiento y por tanto nos acercará más a nuestro objetivo tan deseado de tener familia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *