Donación de óvulos: ¿se debe todo solo a un problema del óvulo?

Por Dr. Raúl Olivares

Probablemente esta pregunta le sorprenda, pero muchas veces se recomienda donación de óvulos porque nadie antes ha valorado suficiente otros factores (factor masculino, fallos de implantación…).

La principal pregunta que me planteo cuando me encuentro ante una pareja que pregunta por donación de óvulos es… ¿Conozco la razón por la que esta pareja no se ha embarazado todavía? Y se sorprendería el número de veces que la respuesta es “no”. Esto puede ser un problema real porque puedes embarcar a una pareja en un programa de donación de óvulos (generalmente además la pareja ha invertido mucho tiempo y dinero en ciclos previos de FIV fallidos) solamente para después descubrir que hay algo que no se había considerado antes. Es aquí cuando te enfrentas una vez más a la “pregunta” sobre la que escribí hace unos días.

Imaginémonos este  caso. Te encuentras con una pareja que consulta porque ella tiene 42 años y necesita donación de óvulos. No sería extraño que además la pareja hubiera realizado anteriormente ciclos de FIV con buenos transfers, incluso con embriones para congelar pero que no acabaron en embarazo. Si investigamos un poco más, puede que te digan que buscan embarazo desde hace 8 años. Revisas el caso clínico y constatas que en los 2 últimos ciclos de FIV la respuesta folicular fue mucho menor e incluso el último ciclo fue cancelado por baja respuesta. Parece obvio que existe un factor ovárico que hace que la donación de óvulos sea absolutamente necesaria. Pero ¿hemos de considerar los 8 años de esterilidad? ¿Eran los óvulos la causa de esterilidad cuando tenía 34 años? ¿Podemos hablar de fallo de implantación tras transferir buenos embriones?¿Son también los óvulos los responsables de la no implantación durante todos estos años?

Obviamente son los óvulos, con diferencia, la parte más importante de la ecuación. Algunos especialistas consideran que el 80% del éxito depende de la calidad del óvulo (yo también lo pienso). Pero si olvidas el restante 20% (semen y endometrio) no obtendrás  las expectativas de éxito a pesar de haber mejorado la calidad de este 80% utilizando una donante de óvulos.

He tenido casos en los que después de varias FIV fallidas a la pareja se le había recomendado  realizar donación de óvulos simplemente porque de forma natural se culpabilizaba  a los óvulos de los fracasos previos. Algunos de estos casos después de una valoración exhaustiva acabaron realizando FIV con semen de banco  tras haber diagnosticado un factor masculino genético (en lugar de donación de óvulos con semen de la pareja). Otros casos acabaron en embarazo una nueva FIV  después de haber tratado con antibiótico una endometritis crónica asintomática diagnosticada con una simple biopsia de endometrio.

Con ello no quiero decir que siempre haya algo más que estudiar o investigar. Simplemente quiere decir que los diferentes factores siempre se tienen que tener en cuenta antes de recomendar un tratamiento y que : 1) el 80% (los ovocitos) no es el 100% (ovocitos, semen y útero), y 2) que este 20% puede marcar la diferencia entre el éxito y el fracaso del tratamiento.

Y sobre todo, que si los médicos especialistas prestan suficiente atención al 20% a tiempo, los pacientes pueden ahorrar tiempo, dinero y en ocasiones donaciones de óvulos  innecesarias. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *